Tesoro, Manuel Vicent, 13-10-2013


Está amaneciendo. Es la hora de los pájaros. A los colegios e institutos llegan en bandadas niños y chavales cargados con sus mochilas. Ellos no lo saben, pero todos se dirigen a la isla del tesoro. Puede que ignoren dónde está ese mar y en qué consiste la travesía y qué clase de cofre repleto de monedas de oro les espera realmente. El patio del colegio se transforma, de repente, en un ruidoso embarcadero. Desde ese muelle lleno de mochilas cada alumno abordará su aula respectiva, que, si bien no lo parece, se trata de una nave lista para zarpar cada mañana. En el aula hay una pizarra encerada donde el profesor, que es el timonel de esta aventura, trazará todos los días el mapa de esa isla de la fortuna. Ciencias, matemáticas, historia, lengua, geografía: cada asignatura tiene un rumbo distinto y cada rumbo un enigma que habrá que descifrar. La travesía va a ser larga, azarosa, llena de escollos. Muchos de estos niños y chavales tripulantes nunca avistarán las palmeras, unos por escasez de medios, otros por falta de esfuerzo o mala suerte, pero nadie les puede negar el derecho a arribar felizmente a la isla que señalaron los mapas como final de la travesía. Ese mar está infestado de piratas, que tienen su santuario en la caverna del Gobierno. Todas las medidas que un Gobierno adopte contra el derecho de los estudiantes a realizar sus sueños, recortes en la educación, privilegios de clase, fanatismo religioso, serán equivalentes a las acciones brutales de aquellos corsarios que asaltaban las rutas de los navegantes intrépidos, los expoliaban y luego los arrojaban al mar. De aquellos pequeños expedicionarios que embarcaron hacia la isla del tesoro solo los más afortunados llegarán a buen término. Algunos soñarán con cambiar el mundo, otros se conformarán con llevar una vida a ras de la existencia. Cuando recién desembarcados pregunten dónde se halla el cofre del tesoro, el timonel les dirá: estaba ya en la mochila que cargabais al llegar por primera vez al colegio. El tesoro es todo lo que habéis aprendido, los libros que habéis leído, la cultura que hayáis adquirido. Ese tesoro, que lleváis con vosotros, no será detectado por ningún escáner, cruzará libremente todas las aduanas y fronteras, y tampoco ningún pirata os lo podrá nunca arrebatar.

COMENTARIO CRÍTICO

Manuel Vicent, autor de este texto titulado ''Tesoro'', recurre a la metáfora para transmitir al lector el mensaje sobre el cual ha escrito. En él compara la educación que se imparte diariamente a los alumnos de un instituto con el tesoro más preciado. La educación que recibimos cada día es ignorada y poco valiosa para un chaval cuya preocupación no es lo que le deparará el futuro, sino a qué videojuego va a jugar al llegar a casa. Cada asignatura y cada clase impartida será el camino que cada alumno se estará labrando para llegar a su destino, al final de dicha aventura.
Algunos de estos, por falta de recursos o de simple inteligencia, no podrán llegar a la meta final. La mayoría de ellos atravesarán miles de impedimentos tales como reformas educativas o ministros educativos corruptos, cuyo fin no es otro sino el de llevarse al bolsillo todos los beneficios posibles a costa de los estudiantes, cuyos sueños crecen a medida que adquieren mayor conocimiento acerca del mundo en el que habitan.
Pero hay una cosa que ningún ministro podrá quitarle a un alumno, y no es otra que todo lo aprendido gracias al timonel que ha ido allanando (???) y elaborando su futuro.

Desde mi punto de vista, la educación que se imparte hoy en día es muy poco valorada por la sociedad y desgraciadamente cada vez tiene menos poder y es menos cercana a personas que no tienen recursos ni medios de llegar a ella.

En conclusión, por más dificultades y obstáculos que ciertos malhechores implanten (???), la educación es el tesoro más valioso y eterno que una persona adquiere con el al paso de los años, y con ella cualquiera que se lo proponga, llegará muy lejos y conseguirá todo propósito que se plantee.

Ainhoa, has expresado tu opinión sobre el valor de la educación, pero el problema es que no has aludido en ningún caso a las ideas del texto, aunque sí has hecho alguna referencia a las metáforas usadas por Vicent.